La diabetes es una enfermedad crónica que se presenta cuando el organismo pierde su capacidad de producir suficiente insulina o de utilizarla con eficacia.

La insulina es una hormona que se fabrica en el páncreas y que permite que la glucosa de los alimentos pase a las células del organismo, en donde se convierte en energía para que funcionen los músculos y los tejidos.

Una persona con diabetes no absorbe la glucosa adecuadamente, de modo que ésta queda circulando en la sangre (hiperglucemia) y dañando los tejidos con el paso del tiempo. Este deterioro causa complicaciones para la salud potencialmente letales.

Existen tres tipos principales de diabetes

Diabetes tipo 1: Es el resultado de la destrucción de las células del páncreas que producen la insulina y que predispone a una descompensación grave del metabolismo.

Es más típica en personas jóvenes por debajo de los 30 años.

Las personas con esta forma de diabetes necesitan  inyecciones de insulina a diario con el fin de controlar sus niveles de glucosa en sangre.

Las personas con diabetes tipo 1 pueden llevar una vida normal y saludable mediante una combinación de terapia diaria de insulina, estrecha monitorización, dieta sana y ejercicio físico habitual.

Diabetes tipo 2: Este tipo es el más común de diabetes. En este tipo el organismo puede producir  insulina, o bien no es suficiente, o el organismo no responde a sus efectos, provocando una acumulación de glucosa en la sangre.

Con este tipo de diabetes los síntomas podrían tardar años en aparecer o en reconocerse, tiempo durante el cual el organismo se va deteriorando debido al exceso de glucosa en sangre. A muchas personas se les diagnostica tan sólo cuando las complicaciones diabéticas se hacen patentes.

Esta forma es más común en personas mayores de 40 años aunque cada vez es más frecuente que aparezca en personas  más jóvenes.

La mayoría de quienes tienen este tipo de diabetes suelen no necesitar dosis diarias de insulina, para controlarla se podría recetar insulina unida  a un medicación oral, una dieta sana y el aumento de la actividad física.

 

Diabetes Gestacional: Este tipo de diabetes se reconoce durante el embarazo. Las mujeres que la padecen deben ser estudiadas después del parto ya que la diabetes puede o no persistir después.

Esto sucede porque las hormonas del embarazo pueden bloquear el trabajo que hace la insulina. Cuando esto sucede, los niveles de glucosa se pueden incrementar en la sangre de una mujer embarazada.

Generalmente, no hay síntomas o son leves y no son potencialmente mortales para la mujer embarazada. El nivel de glucosa en la sangre normalmente  retorna a la normalidad después del parto.

Someterse a pruebas de detección prenatales entre las semanas 24 y 28 del embarazo ayudará a detectar la diabetes gestacional de manera temprana.

 

Tener excesos de glucosa en la sangre, con el tiempo, puede causar problemas serios como lesiones en los ojos, los riñones y nervios. La diabetes también puede causar enfermedades cardíacas, derrames cerebrales e incluso el tener que amputar alguna extremidad. 

Los tratamientos para la diabetes tipo 1 y 2 consisten en medicamentos, dieta y ejercicio para controlar los niveles de azúcar en la sangre y prevenir síntomas y problemas.

Para prevenir las complicaciones de la diabetes, visite al médico por lo menos de dos a cuatro veces al año y coméntele acerca de los problemas que esté teniendo.

Debemos tener en cuenta que se estima que por cada paciente diabético conocido existe otro no diagnosticado, se espera que haya un importante aumento del número de diabéticos en los próximos años.



Laboratorios del período

LABORATORIOS QUIMICA SONS S.A. DE C.V.

LABORATORIOS MAVER DE MEXICO, S.A. DE CV

PRODUCTOS FARMACEUTICOS COLLINS S.A. C.V

SERRAL S.A. DE C.V.

BRUDIFARMA SA

MAVI FARMACEUTICA, S.A. DE C.V.

DEGORT S CHEMICAL, S.A. DE C.V.

ANTIBIOTICOS DE MEXICO, S.A. DE C.V.

NOVAG INFANCIA, S.A. DE C.V.

ULTRA LABORATORIOS, S.A. DE C.V.