La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias.

Cada vez que el corazón late, bombea sangre hacia las arterias. En ese momento, su presión es más alta. A esto se le llama presión sistólica. Cuando su corazón está en reposo, entre un latido y otro, la presión sanguínea disminuye. A esto se le llama la presión diastólica.

Se mide en mmHg. Primero se registra siempre el valor sistólico y después el diastólico. Generalmente, se escriben uno arriba del otro o uno antes del otro. La lectura con valores de:

  • 119/79 o menos son normales
  • 140/90 o más indican hipertensión arterial
Entre 120 y 139 para el número más elevado, o entre 80 y 89 para el número más bajo es prehipertensión

 

¿Cómo medir la presión arterial?

  • Medir siempre a la misma hora. Puesto que las personas tienen aproximadamente 100.000 niveles diferentes de presión arterial cada día, las mediciones aisladas no son válidas. Únicamente las mediciones regulares a las mismas horas del día a lo largo de un periodo prolongado de tiempo permiten evaluar razonablemente la presión arterial.
  • Durante la medición no hablar ni moverse. El hablar incrementa los valores en unos 6-7 mmHg.
  • Entre dos mediciones, dejar transcurrir al menos 1 minuto para que los vasos queden liberados de la presión para una nueva medición.
  • Anotar los valores en el diario de la presión arterial: en su diario de la presión arterial, anote siempre los valores medidos junto con la medicación tomada y la fecha y hora.
Medir periódicamente. Incluso aunque sus valores hayan mejorado, continúe tomándose la presión como medida de control.

 

Hipertensión (Presión Arterial Alta)

La hipertensión arterial es el aumento de la presión arterial de forma crónica. Es una enfermedad que no da síntomas durante mucho tiempo y, si no se trata, puede desencadenar complicaciones severas como un infarto de miocardio, una hemorragia o trombosis cerebral, lo que se puede evitar si se controla adecuadamente. Las primeras consecuencias de la hipertensión las sufren las arterias, que se endurecen a medida que soportan la presión arterial alta de forma continua, se hacen más gruesas y puede verse dificultado al paso de sangre a su través.

La hipertensión no puede curarse en la mayoría de los casos, pero puede controlarse. En general debe seguirse un tratamiento regular de por vida para bajar la presión y mantenerla estable. Las pastillas son sólo parte del tratamiento de la hipertensión, ya que el médico también suele recomendar una dieta para perder peso y medidas como no abusar del consumo de sal, hacer ejercicio con regularidad.

 

Hipotensión (Presión Arterial Baja)

Al contrario que la hipertensión, la hipotensión no es potencialmente mortal y no causa otras enfermedades potencialmente graves. Ayuda a protegerse frente a muchas enfermedades cardiovasculares, como el infarto de miocardio o el ictus.

No obstante, las personas con presión arterial baja (hipotensión arterial) también pueden presentar síntomas, que les pueden hacer sufrir mucho algunas veces: mareos, trastornos de la concentración y cansancio pueden ser posibles síntomas. Además, puede resultar afectado el rendimiento mental. Las personas sanas que tienen la presión arterial baja pueden tener problemas de concentración y reaccionar más lentamente.

 

 



Laboratorios del período

LABORATORIOS QUIMICA SONS S.A. DE C.V.

LABORATORIOS MAVER DE MEXICO, S.A. DE CV

PRODUCTOS FARMACEUTICOS COLLINS S.A. C.V

SERRAL S.A. DE C.V.

BRUDIFARMA SA

MAVI FARMACEUTICA, S.A. DE C.V.

DEGORT S CHEMICAL, S.A. DE C.V.

ANTIBIOTICOS DE MEXICO, S.A. DE C.V.

NOVAG INFANCIA, S.A. DE C.V.

ULTRA LABORATORIOS, S.A. DE C.V.